Atrae la abundancia a tu vida

08 Julio 2020 - Desarrollo personal
Atrae la abundancia a tu vida

¿Alguna vez te has preguntado qué puedes hacer para generar abundancia? ¿Por qué algunas personas “convierten en oro” todo lo que tocan? ¿Qué significa ser abundante? 

A menudo, conceptualizamos la abundancia desde un criterio cuantitativo, según cuánto dinero tenemos, cuántos metros cuadrados mide nuestro hogar o el número de amigos o relaciones sentimentales de las que hemos podido disponer en nuestra vida. Sin embargo, todos conocemos personas que, teniendo gran cantidad de recursos materiales o relaciones interpersonales, se sienten desdichadas y vacías.

La abundancia está fundamentada en la idea de que dar y recibir son lo mismo, son dos aspectos de una misma naturaleza que se complementa y no pueden vivir el uno sin el otro. Por ello, quien solo sabe dar y no se permite recibir o quien solo desea recibir, pero no está dispuesto a dar, parten de niveles de carencia similares y ambos expresan una conciencia de carencia. 

La abundancia es una mentalidad, una actitud con la que afrontar cualquier situación que nos encontremos en la vida.

Como escribió Miguel De Cervantes en “El Quijote”La abundancia de las cosas, aunque sean buenas, hace que no se estimen, y la carestía, aún de las malas, se estima en algo. Por eso se puede ser rico y terriblemente carente. Para desarrollar la verdadera abundancia primero hemos de estar preparados para valorarla.

¿Qué puedes agradecer hoy en tu vida? Piensa en todo aquello de lo que ya dispones, ya sea comer cada día, vestirte, un ordenador, el celular, un amigo, un cuerpo, la capacidad de ver, oír, saborear o tocar. Poder dormir, caminar, tener un techo sobre tu cabeza… la vida muestra constantemente su abundancia a través de cada uno de nosotros. Ser abundante se trata sencillamente de aprender a reconocerla.

Ser abundante es agradecer lo que tienes sin tener que perderlo para comenzar a valorarlo.

No obstante, valorar lo que tenemos no debe ser confundido con conformarse. Siempre podemos aspirar a más, a ser mejores, a tener mejor posición social o incluso a tener más dinero. El problema sucede cuando quedamos atrapados en el deseo, en transformar las aspiraciones en frustraciones, en hacer de los objetivos a conseguir condicionantes para vivir felices. Como define el autor Anxo Perez: “Al fracaso se llega cuando te inconformas y te quejas. Al éxito se llega cuando te inconformas y actúas.”

En conclusión, inconfórmate para pasar a la acción, pregúntate ¿qué te gustaría conseguir? ¿qué opciones tienes? ¿qué estás haciendo hoy para conseguirlo? Usa y disfruta tu ambición pero nunca olvides agradecer aquello que vives, aquello que eres y que tienes, pues únicamente así podemos ser verdaderamente abundantes.

 

“También ustedes, en su propia vida, ven esencialmente aquello en lo que creen. Por ejemplo, si usted cree firmemente en la escasez, piensa en ella con asiduidad y la convierte en el tema de sus conversaciones, estoy convencido de que acabará viéndola en su vida. Por otro lado, si usted cree en la felicidad y la abundancia, piensa únicamente en ellas, comenta el tema con los demás y actúa en consecuencia, es muy probable que también acabe viéndola.“

Wayne Dyer

Si te ha gustado, ¡compártelo!

También te puede interesar...

Cuidar sin descuidarse a uno mismo

31 Mayo 2018

¿Te estresa cuidar de los demás? En ocasiones nuestro trabajo o nuestra vida nos lleva a tener...

Ventajas de estudiar Bioneuroemoción

19 Octubre 2017

El método de la Bioneuroemoción se basa en una filosofía de vida que busca el bienestar persona...

La Bioneuroemoción® y la Biodescodificación®

28 Septiembre 2016

La Bioneuroemoción® propone una forma de entender la vida y, bajo esta premisa, su planteamiento est...